05 noviembre, 2005

 

¿Podrá hoy EEUU abrir un nuevo frente de guerra?

Roosevelt Barboza y Lucía Barboza

La enorme cantidad de información a la cual hoy accedemos, sin que nos percatemos de ello, nos desborda y por leer y analizar la siguiente, terminamos no comprendiendo la anterior. Esto viene a propósito por las noticias que leemos y que nos indican de las probables nuevas agresiones genocidas de EEUU. Dejamos las noticias aisladas sin concatenarlas, sin ver los enlaces que las vinculan y ello dificulta la comprensión de la totalidad, si es que logramos acercarnos a ella.

Hoy, la posibilidad de ataque recae sobre Siria, ayer lo fue sobre Corea del Norte, luego puede ser Irán, mañana probablemente lo sea sobre Venezuela o Cuba o cualquier otro país que a ellos se les ocurra. Se bambolea en los análisis, de una a otra nación sin ningún tipo de fundamento que explique la razón de ese bamboleo, lo cual sin duda oscurece y no aclara al lector no avisado que lee la columna de opinión para ir comprendiendo por donde pueden ir los tiros, es decir los acontecimientos. Sí se deja entendido que habrá agresión. De eso no hay duda. Si la hay, la duda, es sobre cuál será la diana, es decir el blanco, el objetivo del ataque.

Planteado el dilema sin un examen a fondo, viendo las cosas aisladas diríamos que sí, que es posible una agresión estadounidense; sin embargo, si profundizamos un poco la investigación, esta nos dirá que no, que ello no es posible en este momento tal como están dadas las cosas. Existen antecedentes que nos indican hasta donde son capaces de llegar en su afán de dominar el planeta. Coincidiremos todos en que por su carencia de escrúpulos son capaces de cometer cualquier atrocidad, que nada los detiene. Pero, agudizando la observación sobre la situación en EEUU veremos que hay razones de mucho peso que obstaculizan su realización. Nosotros sostenemos que sólo hay una razón que induciría a abrir un tercer frente de guerra. Pero, será más adelante cuando nos explayemos sobre este punto.

¿Qué elementos debemos de considerar para acercarnos a determinar el rumbo que tomará la Potencia? Es tan cambiante la realidad hoy en día, que un acontecimiento está volcado sobre Siria, a la cual se le pretende endosar la muerte de un político en el Líbano cuando una declaración de un dirigente iraní cambia la dirección y la vehemencia del debate. Esta volatilidad del hegemón nos indica sus dudas, sus vacilaciones sobre el camino a emprender, y las consecuencias de esa conducta lo hacen sumamente peligroso.

Esto nos indica lo delicado de la situación política y lo endeble de las evidencias que se extraen de la observación nos obligan a trabajar en el análisis con una variedad de hipótesis sin predominio consistente de una sobre las otras. Aproximaciones, pues.

Veamos algunos elementos que debemos tener en cuenta para sopesar y determinar cual de ambas es la que luce más probable. Tiene EEUU su economía pendiendo de un hilo para no desplomarse, con sus dos déficits que lucen irresolubles, y que requieren, ineluctablemente, de la compra de bonos del tesoro que realizan para sostenerla Japón, China, Seúl, y la Unión Europea fundamentalmente, por un monto que se estima de 2 mil a 2.700 millones de dólares por día según quién de los analistas lo manifieste, pero cualquiera de esas cifras que sea la real, es una enormidad difícil de soslayar en un análisis.

Entretanto, el General Invierno se viene acercando y trae consigo el aumento de los combustibles, que ya está generando malestar en su población. Todos los enfoques de los especialistas nos señalan que su valor seguirá en ascenso, de donde se deduce que hará muy crítica a su población afectada que pedirá respuestas muy concretas a su gobierno. La importancia de la economía nos permite afirmar que se está en el borde del precipicio. La guerra es despeñarse. Pero, sabemos también, desafortunadamente, que el señor Bush es capaz de dar un paso al frente.

Mientras la guerra en Irak supera ya para las fuerzas del imperio la cifra de los 2 mil muertos, miles de heridos, muchos de ellos con miembros amputados, principios de indisciplina que han aflorado, más la acción de una valerosa mujer, verdadera madre coraje, nos muestra un panorama nada grato para sus dirigentes.

La dignidad de esa mujer, sobrepuesta a la muerte de su hijo en el campo de batalla, le transformó en gigante para enfrentar y pedir cuentas a un gobierno que acobardado solo le quedo huir como alternativa. Sola pero inmensa, se instaló a las puertas del rancho Crawford en Texas exigiendo explicaciones para desatar esa guerra que tanto dolor está dejando y, aquí está lo grande, lo bello de ella, reclamaba no sólo por los muertos estadounidenses, sino también condoliéndose por la muerte de los iraquíes, denunciando al mandamás como cobarde, mentiroso y asesino exigiendo el fin de la guerra. Y comenzó a llegar la gente. Familiares de víctimas de esa guerra, la misma guerra; también llegaron soldados que habían combatido en Vietnam, y aquellos que lo acababan de hacer en Irak o Afganistán.

Otra mujer, también emblema de esa nación, ya en una edad provecta, acaba de morir, otra mujer dignidad, otra gigante que permaneció sentada en un autobús sin inmutarse, para vencer la discriminación racial, Rosa Park era su nombre. Multitudes, de todo color, se congregaron para despedirla como mereció serlo, como un bastión de dignidad. Ella, al igual que Cindy Sheehan y muchísimos más como ellas, hombres y mujeres, son los verdaderos valores de esa nación, no aquellos que guiados por la codicia hoy mandan a morir a pobres desgraciados muchos de los cuales todavía permanecen engañados sobre el verdadero fin de la ocupación.

Volvemos con Sheehan quien, al encontrarse con la huida del Comandante en Jefe del ejército mejor armado del mundo, se regresó a su casa haciendo escala en cada núcleo poblado que encontraba a su paso para denunciar la falacia que condujo a la guerra y a la muerte de miles de inocentes cuya única responsabilidad fue estar, en el caso de los iraquíes, donde está el petróleo. Luego, para desgracia del señor Bush, y tal como había prometido, fue a la avenida Pennsylvania, a las puertas de la Casa Negra como debiera llamarse realmente ese antro que es ese lugar, donde reunió a miles de personas para reclamar el fin de la guerra. Unos días después, junto con otros ciudadanos, se aferró a las rejas de esa casa fábrica de dolor, violando todas las normas de seguridad que impiden permanecer cerca de ellas siendo detenida por ello, situación que asumió con mucho orgullo, además de su proverbial dignidad.

Y entonces les llegó Katryna con toda su furia a ensañarse en su pobrecía que quedó aislada los primeros días, agregando el pavor a tanta desgracia. Apareció además para ese país, la flagrante ineptitud de su gobierno todavía hasta ese momento disimulada, su rayana incapacidad para afrontar un riesgo real, y también se les descubrió para todo el país, inmensos sectores de pobreza hasta esos días ignorados. La purulencia que subyacía, ha comenzado a mostrar en su afloramiento la hipocresía que la ocultaba.

Esto es parte del cuadro interno que como se ve, está bastante convulso. Es hora ya pues, para que salgamos al exterior a ver distintos elementos que nos podrían ayudar a acercarnos bastante a lo que podría suceder.

La guerra del Golfo pudo ser por el motivo que dio Irak con la invasión de Kuwait que aunque tierra irredenta, había sido desgarrada de su tronco por los ingleses que crearon el país, con asiento incluso en las NNUU. Pero para la segunda agresión no tuvo excusa y debió violentar, como toda la comunidad del mundo reconoce, el ordenamiento jurídico internacional.

Mintieron y fraguaron pruebas sobre Armamento de Destrucción Masiva (ADM), llegando incluso a señalar que Sadam Hussein estaba tratando de conseguir en África uranio para poder fabricar armamento nuclear. El descaro fue tal, que anunciaron que sí, que de África se estaba tratando de obtener el uranio. Enviaron a un embajador a verificar esa información y sin esperar su informe, lanzaron al mundo como cierta esa noticia. Indignó tanto al diplomático tal actitud que desmintió categóricamente en un medio de circulación nacional la información.

Las consecuencias de la honestidad del embajador se la cobraron a su esposa, filtrando para la prensa que ella era funcionaria de la Cía. Fue todo un desvergonzado montaje que generó asco, muchísimo asco, por todas las argucias que usaron para agredir a una nación devastada, que así era como estaba Irak, aumentando la indignación sobre todo cuando se vio que los países más poderosos del mundo callaron con complicidad y no denunciaron el crimen horrendo que se avecinaba.

En EEUU está penado por la ley identificar a quién es miembro de la Cía. Sabemos que ellos están regados por el mundo, espiando incluso a países que consideran amigos. Distribuyen drogas, planifican asesinatos cuando no los realizan ellos mismos, son en definitiva lo peor que se mueve en el planeta. Pero, los deben de proteger pues precisamente por causa de una infidencia de ese tipo, uno de sus agentes fue ejecutado en Grecia. Fue a partir de ese hecho que se legisló la prohibición y su castigo.

Este hecho, la delación del nombre de la señora Valerie Palme como agente de inteligencia ha generado una investigación con un fiscal especial, Patrick Fitzgerald que ha llegado hasta la figura más importante del despacho vicepresidencial, el jefe del gabinete; Lewis Libby quien ha sido indiciado por varios delitos. Todo parece indicar que puede ser también acusado el señor Cheney, y como todos indican lo será probablemente el señor Karl Rove, principal asesor del presidente que, por todos los elementos que se están acumulando, podría ser al final, el objeto del jaque mate. Eso es lo que ya comienzan a asomar los medios.

No es difícil o improbable que está investigación cambie su rumbo y enfoque la argumentación que usó el gobierno para lograr de su Congreso la anuencia para atacar a Irak. Si así se hiciera, el escándalo superaría sin duda al que provocó Watergate, pues fue tan burda la trama en este caso, que desenmarañarla no será algo complejo.

El próximo año habrá elecciones de congresantes en EEUU con malos augurios para los republicanos que no lo ignoran, lo que permite inducir que procurarán salvar su pellejo a costa del gobierno. Pocos mandatarios han descendido tanto en la calificación de su gestión, en el mismo tiempo de ejercicio, como lo ha hecho el de Bush. Absolutamente todas las encuestas lo indican, incluso aquellas que son contratadas por los propios republicanos. Entre las cosas que señalan estas encuestas es que la guerra fue mal planteada, que no se debía de haber ido a ella, y por esos lados es que circulan las opiniones. Este ambiente reseñado hasta ahora nos permite afirmar que si al gobierno se le ocurriera, sugerir, no solicitar la autorización para otra confrontación, se irá con las tablas en la cabeza.

La violación a los convenios internacionales son una constante, todos los días, con la tortura que, pese a que niegan tenerla como método, las evidencias acumuladas sobre su práctica, que surgen permanentemente, demuestran que sí la realizan y que esta aberración no es casual, sino que es una política de estado para ellos y son tantas las pruebas sobre esto que es imposible creer que no haya acusaciones en tribunales internacionales concluido el conflicto. Lo mismo sucede con los ataques aéreos a la población civil prohibidos expresamente en la legislación internacional. Siempre arguyen atacar a algún miembro de Al Qaeda, siendo siempre las mismas consecuencias: niños, ancianos y mujeres asesinados. Estos ataques a civiles son deliberados, buscan provocar terror y de esa forma lograr que los agredidos reclamen a sus compatriotas beligerantes el cese de su lucha, o la delación contra el combatiente. No solo no lo logran, la realidad lo ha ido mostrando con el incremento de la resistencia patriótica, que tales acciones solo logran ganar más odio, e incentivan a luchar a aquellos que permanecían por distintas razones, ajenos al conflicto. La resistencia iraquí ha ido perfeccionando sus técnicas logrando elaborar bombas de altísimo poder que destrozan con más facilidad ahora los blindajes y su contenido. Declaraciones obtenidas de soldados estadounidenses señalan el terror con el que salen a combatir, esperando desde el lugar menos esperado la bomba que los destrozará. Asimismo, los francotiradores de altísima efectividad que se han transformado en el terror de la soldadesca. Puede decirse hoy que la permanencia de los invasores está condenada al fracaso. No ve esto solo quien no quiere verlo. El panorama para ellos es tétrico y lo será peor en la medida que el tiempo pase.

En cuanto a Afganistán, cuesta comprender qué fue lo que sucedió ahí, donde combatientes avezados, con una larguísima experiencia bélica fueron vencidos con tanta facilidad. Lo explica la estrategia militar estadounidense que consistió en lanzar una lluvia de misiles durante días y días. Luego de las primeras horas, cuando los misiles ablandaron el objetivo atacado, empezó a jugar su papel la aviación que comenzó a descargar, apenas llegó la noche, toda su parafernalia sin distinción de objetivo hasta el amanecer, cuando se retiraban. Procuraron con esto, llenar de terror lo agredido, y obtener rápidamente la victoria, con el menor costo en hombres. En el caso de Afganistán, sociedad que permanece en el medioevo recibió en sus montañas, con cuevas que servían -y sirven aún- de morada a los guerrilleros, tal cantidad de bombas como las usadas en la segunda guerra mundial.

Debemos recordar que en el inicio de la invasión la censura de la cobertura no fue tan estricta, lo que permitió ver como el uso indiscriminado de bombas arrasó todo lo que encontró a su paso. Una de las fotos, mostrando múltiples cadáveres de niños levantó una queja indignada del presidente Chávez que le preguntó al gobierno de Bush si iban a combatir el terror con más terror. Enfurecidos le contestaron varios funcionarios del gobierno estadounidense que procuraron evitar que se discutiera la forma con la cual estaban llevando a cabo la guerra.
Nunca pasó por la cabeza del afgano que cosa así les pudiera ocurrir, y esa incomprensión le costó seguramente más víctimas que las que les provocaron los soviéticos que en todo el tiempo que estuvieron ahí, seguramente no llegaron a usar ni siquiera el 20 por ciento de lo que estos energúmenos utilizaron en los primeros días de su bombardeo.
Por lo dicho, queda claro que no podían enfrentar tal poder de fuego.
Lo único que les fue posible para salvarse fue huir hacia Pakistán para reponerse, organizarse y diseñar la estrategia opositora. Hasta el año pasado soportó sobre sus espaldas cuánto ataque le soltaron. Hoy, repuestos, comienzan a luchar. Difícilmente el invasor pueda volver a lanzar sobre ese país la cantidad de fuego que soltó al principio. Puede decirse que ha llegado el momento de combatir de verdad, de combatir en tierra. Ya los aviones han perdido la importancia que tuvieron al inicio. Es el tiempo ahora del helicóptero, más efectivo para esta etapa de la guerra pero también más vulnerable. De hecho, ya han sido derribados varios de ellos con importantes cifras de bajas. Deben ahora de buscar objetivos concretos, blancos fijos que no se los brindará la guerrilla.
Prueba de lo manifestado lo da la cifra de víctimas: en el transcurso de este año, EEUU tuvo más bajas que la suma de todos los años anteriores, es decir, desde 2001 hasta 2004 tuvo una cantidad de bajas menor a la que le provocaron en 2005.

Probablemente, entre abril y junio del próximo año, el número de muertos en Afganistán le resulte insoportable y deba de rediseñar estrategias. Pero, al fin, también saldrán de ahí.

Si hemos analizado hasta aquí correctamente, se desprende de ello entonces que los únicos lugares posibles de abrir otro frente de guerra sin dispersarse y por ello perder la poca contundencia que les queda, se ubican en Irán o en Siria. Pero estos países firmaron en el transcurso de este año, un tratado de defensa mutua por lo que el ataque a uno de ellos implica el ataque al otro.

Siria posee en sus arsenales misiles rusos de última generación que son de mayor efectividad que los estadounidenses. Es imposible aproximar una cifra del arsenal iraní pues han sido muy cuidadosos para ocultarla.
Sí se sabe, sin embargo, que los rusos le suministraron lo mejor de su panoplia en cantidades generosas. Es imposible especular las consecuencias de un conflicto en esa zona. Lo peor no imaginado puede suceder. De iniciarse los prolegómenos de una confrontación, el mundo todo debe de levantarse para no correr el riesgo de desaparecer. Los daños que le propinarían al gringo no acostumbrado todavía a ello, le podrían llevar a usar armamento nuclear. Damos como hecho que iniciado el enfrentamiento, al primer golpe estadounidense le responderán cerrando el estrecho de Ormuz. La observación de un mapa de la zona obvia todo comentario. Véase los lugares donde tiene bases EEUU. Todos al alcance de fusil desde Irán o desde Siria.

Pero es que todo conspira contra el intento de un nuevo frente. Entre otras pero importantísima también, la condición moral de sus FFAA que están exánimes y consecuentemente desmoralizadas. Altos militares activos y retirados han llegado a manifestar que es imposible, en las condiciones actuales entrar en una nueva confrontación. Por si fuera poco, por segundo año consecutivo ha habido una merma en el reclutamiento militar, pese a que se emplearon nuevos métodos más seductores para la leva a sabiendas de las dificultades que se les plantearían. Ha habido además gran cantidad de deserciones hacia Canadá al punto que ha obligado a este país a regularizar con rigidez esta situación, para no repetir lo vivido cuando soportó las migraciones que provocó Vietnam.

Para generar un nuevo conflicto EEUU necesita entonces imperiosamente el apoyo de NNUU, tal como lo está buscando. Piensa el gobierno de Bush que NNUU pondrá los hombres que se requieren -y de esa forma evitará que sean los suyos las bajas de la nueva confrontación, que elevaría a niveles desconocidos la indignación en su país-, y el financiamiento, y debemos de recordar aquí que las finanzas de EEUU están en bancarrota por lo que necesita imperiosamente de los financistas que le permitan llevar a cabo la aventura. Naturalmente cree que le dejarán la dirección del mismo. Podría contar con el apoyo condicionado en este caso del Reino Unido cuyo gobierno sería sacudido por su población que cuestionó y cuestiona la participación inglesa en Irak. ¿Podría Blair superar ese escollo? Sinceramente, no lo creemos.

Pero, elucubremos un poco más para poder ver hasta donde la racionalidad nos puede llevar. Los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU que llevan adelante la ofensiva anti nuclear de Irán son Francia e Inglaterra acompañados de Alemania que no lo es. La especulación es hasta qué nivel de compromiso pudieran llegar. Blair con su sumisión escudada en la ONU sería capaz de ir con Bush hasta que las repercusiones de su país se lo permitan, que no sería mucho. Los otros dos de mayor inteligencia, se habrán paseado en sus análisis por la conmoción que el solo conato estaría causando al mundo con el precio del petróleo por encima de los cien dólares y no sobrepasarían la sanción del Consejo de Seguridad. La locura.

De acuerdo con lo expuesto no debería de haber posibilidad de conflicto. Todo aparentemente lo limita por lo que podemos afirmar como dijimos arriba "en este momento tal como están dadas las cosas", no habrá conflicto.

Cambiarían estas radicalmente si el cerco que comienza a sentir el gobierno de Bush le hiciera presumir la proximidad del jaque mate.

Entonces, en una jugada desesperada de quien ya no tiene nada más que perder fabricaría un atentado en su propio país, asesinando 2 ó 3 mil personas, miles de heridos y culparía entonces a quien considere más débil para atacarlo de inmediato saltándose todos los controles que le son menester pasar para ir a la guerra.

Hagamos un poco de memoria y recordemos que cuando Clinton se vio desbordado en el episodio de la pasante, no dudó para salir del paso, en dar la orden de bombardear Somalia y Afganistán. Clinton y Bush no son precisamente la excepción en el gobierno de EEUU, todo lo contrario, personajes de este tipo más o menos mentirosos, más o menos asesinos son los que han llegado a ese cargo. Distintos, solo excepcionalmente.

En esta situación nada grata es en la cual estamos hoy.

Comentarios: Publicar un comentario

Vínculos relacionados con este artículo:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?