01 marzo, 2007

 

Hay terrorismos y terrorismos

Por Juan Gelman

Porque una cosa es el islámico Al Qaida y muy otra la cristiana –o democristiana– Operación Gladio que se llevó a cabo en Italia en las décadas del ’70 y ’80. La palabra “gladio” viene del latín “gladius”, nombre de la espada de los gladiadores, pero los integrantes de la operación usaban más bien bombas que causaron la muerte de no pocos civiles en Milán, Brescia y otros puntos de la bota. Fue –¿fue?– una red clandestina de paramilitares dirigida por el general Gerardo Serravalles que se encargaba de los atentados sistemáticamente atribuidos a las izquierdas del país en general, y al Partido Comunista italiano en particular. Las investigaciones de los jueces Felice Casson y Carlo Mastelloni obligaron al eterno primer ministro democristiano Giulio Andreotti a revelar, el 27 de octubre de 1990, la existencia de ese ejército clandestino y paralelo. Sintetizó su origen con brillante precisión.

“Después de la Segunda Guerra Mundial –dijo Andreotti–, el temor al expansionismo soviético y la inferioridad de las fuerzas de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) respecto de las fuerzas del Cominform llevaron a las naciones de Europa Occidental a abordar nuevas formas de defensa no convencionales, creando en sus territorios una red oculta de resistencia destinada a actuar en el caso de una ocupación enemiga mediante la recolección de informaciones, el sabotaje, la propaganda, la guerrilla.” El entonces premier italiano –de quien se dijo que tenía la conciencia limpia porque nunca la usaba– dejó no pocos detalles en el tintero: por ejemplo, que la embajada de EE.UU. en Roma financiaba regularmente a grupos terroristas de ultraderecha. La Casa Blanca quería impedir a toda costa que el Partido Comunista –el más poderoso de Occidente– tomara las riendas del gobierno.

Algunas de esas estructuras clandestinas de la OTAN no esperaron una invasión soviética para operar. En varios países europeos –no en todos– organizaron atentados de los que culpaban a las izquierdas respectivas para desacreditarlas. Daniele Ganser, investigador y profesor de historia contemporánea en la Universidad de Basilea, llega en su libro Nato’s Secret Armies: Terrorism in Western Europe (Frank Cass, ed., 2005) a la siguiente conclusión: a lo largo del último medio siglo, la CIA ha equipado, financiado y entrenado a estos paramilitares europeos –en coordinación con el servicio secreto británico M16– que insistirían en la estrategia de tensión ahora para sembrar el temor al islamismo y justificar las guerras por el petróleo. Se trata, en suma, de influir en las sociedades y gobiernos de países europeos y esto entraña la muerte de civiles. Pero quién se fija en unos “daños colaterales” más.

El Comité Clandestino de la Unión Occidental (CCWU, por sus siglas en inglés), establecido en 1948, fue el primer organismo coordinador de Gladio. Al crearse la OTAN en 1949, el CCWU se integró al Comité Clandestino de Planificación (CPC, por sus siglas en inglés) que se instaló en 1951 bajo la supervisión del mando aliado supremo en Europa. Pero las actividades tipo Gladio no se limitaron al Viejo Continente durante la Guerra Fría, hoy en su segunda etapa. Se ha probado que los atentados terroristas de 1953 en Irán fueron orquestados por agentes provocadores al servicio de la CIA y el M16. Los comunistas iraníes fueron acusados del crimen. Agentes del Mossad israelí perpetraron los bombazos de 1954 en Egipto. Se atribuyó su autoría a grupos musulmanes. Como es sabido, el buen ejemplo cunde y son en este contexto inquietantes las declaraciones de Zbigniew Brzezinski ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, el ex asesor de seguridad nacional de Carter y de Bush padre anticipó la posibilidad de autoatentado terrorista en territorio de EE.UU. “del que se culparía a Irán y esto culminaría con una acción militar norteamericana ‘defensiva’ contra Irán” (véase Página/12, 11-2-07).

Los fines declarados de la OTAN eran la defensa de los aliados de EE.UU. en territorio europeo. Esa doctrina ha cambiado. La OTAN extendió sus operaciones a Afganistán y la admisión de ex repúblicas soviéticas en la organización –Polonia, Rumania, Hungría, otras– no es inocente: permite la instalación de más bases, sistemas de defensa y de misiles que cercan a Rusia y acercan los posibles objetivos militares en los países petroleros de Medio Oriente y Asia Central. A quien dude de que la “guerra antiterrorista” encubre la lucha por el control norteamericano del oro negro del planeta, tal vez interese la lectura de la doctrina sobre escenarios de guerra que el mando central de las fuerzas militares de EE.UU. (Uscentcom, por sus siglas en inglés) formulara en 1995 bajo el gobierno de Clinton. Propone invadir a Irak y luego a Irán con un propósito muy claro: “Proteger los intereses vitales de EE.UU. en la región, un acceso seguro y sin interrupciones de EE.UU./Aliados al petróleo del Golfo” (www.milnet.com/milnet/pentagon/centcom/chap1). Hace doce años que Irán está en la mira. Sólo falta un pretexto para atacarlo. ¿Será el autoatentado que hipotizó Zbigniew Brzezinski?

Comentarios:
LA UTILIZACIÓN DE LA IGLESIA CATÓLICA POR PARTE DEL IMPERIO Y LA ESTRATEGIA QUE DEBE TENER LA CLASE TRABAJADORA

Osvaldo Ulloa S.
Profesor Universitario y Poeta


El padre Alberto Hurtado escribió ¿Es Chile un país católico? En ese libro esencial para la gente de fe y donde hay una preocupación por los excluidos del sistema capitalista, creó una gran polémica y los poderosos de su tiempo en lugar de responder los argumentos, lo descalificaron llamándolo como comunista. Hoy las preocupaciones del padre Hurtado seguirían vigentes en los creyentes si no se hubiese .involucionado en la Iglesia desarrollando una excesiva preocupación por una espiritualidad extrema abandonando la llamada cuestión social que es tratada en las Encíclicas Sociales y que son acalladas por los grandes intereses económicos y por parte de la misma Iglesia que tiene siempre el temor de ser instrumentalizada. También se hace mención al aumento de sectas y confesiones evangélicas como si fuera un fenómeno espontáneo.
Como escribí en el último artículo LOS EMPRESARIOS NO QUIEREN A LA IGLESIA COMO MEDIADORA, la prensa escribió un párrafo diminuto sobre la aceptación de Monseñor Goic a ayudar a encontrar acuerdos en el caso de las salmoneras. Además la noticia se tergiversó poniendo el acento en que los trabajadores habían reducido sus exigencias, es decir, los mostraba como perdedores en esta situación laboral.
Por otra parte el país ha experimentado una reducción del número que se define como católicos y ello es adjudicado a la evolución de la sociedad, a la posmodernidad, a la relajación de la moral y el choque con una Iglesia que se muestra conservadora en aspectos de sexualidad y aspectos valóricos, donde queda siempre fuera la preocupación por los pobres y excluidos siendo que es una cuestión moral de primera importancia, pero como afecta el bolsillo de los empresarios, es excluido. Aquí la estrategia de la derecha ha funcionado, aparece como junto a la Iglesia en "lo valórico", pero calla y silencia a través de sus medios de comunicación la inmoralidad que se ve reflejada en pobres que viven miserablemente y en ricos que acaparan y acumulan con una codicia enfermiza.. El actual Papa ha hablado de los nuevos pecados donde se encuentran: La contaminación ambiental, las drogas, la manipulación genética, provocar la pobreza y acumular riqueza desmesurada, la explotación de la mujer por la publicidad.
El Papa Benedicto XVI ha dejado en claro en varias ocasiones que considera primordial que el comportamiento católico y la fe rijan cada uno de los actos de la comunidad católica y que no estén relegados a misa y el confesionario. Pero hay que ver que cuesta que los sacerdotes y religiosas salgan al mundo a dar la Buena Nueva.
Por supuesto que los nuevos pecados salieron en la prensa tomados con frivolidad o ignorados porque son justamente aquellos aspectos que promueve la decadente sociedad occidental. No ha habido una reflexión seria al respecto y creemos que Chile es un país donde más costará integrar a la conciencia esta nueva mirada porque han querido hacer de nuestro país el ejemplo del neoliberalismo y del capitalismo salvaje. Distinguiendo la macroeconomía donde el Fondo Monetario Internacional nos da palmaditas en el hombro, de la microeconomía donde cunde el subempleo o empleo basura, sueldos a nivel nacional determinados por el mercado, la mano de obra barata con precios de alimentos y productos a nivel internacional. Nada se dice del estrés de la mayoría de la población chilena, ni de la angustia de quienes no alcanzan a llegar con sus sueldos a fines de mes mientras la publicidad sigue creando falsas necesidades y financieras y bancos practican la usura ofreciendo créditos al por mayor. En un país donde todo se ha vuelto negocio qué importante sería divulgar la Doctrina Social de la Iglesia, estos nuevos pecados y la palabra de San Alberto Hurtado. Porque cuando la Iglesia se toma en serio estos temas choca frontalmente con El Mercado y el Neoliberalismo. Su voz se vuelve profética y se hace realidad algo tan dicho pero poco practicado "la opción preferencial por los pobres".
Pero la Historia la hacemos los hombres de carne y hueso. Y no es fortuito lo que ocurre con la disminución de católicos, el auge de las religiones evangélicas apolíticas y conformistas.

En un artículo de Alfredo Silleta da información clave sobre como los máximos representantes del capitalismo mundial han arrinconado a la Iglesia y muchos por ignorancia o por complicidad se dejan utilizar por el proyecto neoliberal que tanto daño hace a la clase trabajadora.

Situando textualmente a Silleta dice:

DE ROCKEFELLER A REAGAN
Todo comenzó a fines de la década del sesenta. El Concilio Vaticano II y Medellín, habían sido claros: "La Iglesia debe acercar a los pobres, comprometerse con su causa". Los conservadores americanos comprendieron rápidamente el mensaje. En su gira por América latina, Nelson Rockefeller expresó, en un extenso documento que entregó al presidente Nixon, que "los Estados Unidos deben dar apoyo a los grupos fundamentalistas cristianos o a iglesias -tipo Moon o Hare Krishna, como una manera de contrarrestar la naciente Teología de Liberación”. Y agregaba: "La Iglesia Católica ha dejado de ser un aliado de confianza para los Estados Unidos y la garantía de estabilidad social en el continente”.

Esto es muy importante porque el diagnóstico de Rockefeller era correcto. Una Iglesia que asumía su identidad profética era un enemigo más del capitalismo. Y eso no ha cambiado hasta el día de hoy cuando juegan a dos bandas: por una parte descalifican a la Iglesia por sus fallas como en el caso de la homosexualidad de algunos sacerdotes o en abusos a niños. Es importante que la Iglesia asuma sus pecados, pero hacer como que toda la Iglesia tiene esas conductas es manipular la información con fines políticos. Y por otro lado calla y promueve situaciones injustas que han afectado a toda Latinoamérica con sus invasiones como las de Santo Domingo, Grenada, Panamá y todas las otras donde se han apoderado de los países para extraer sus riquezas. Nos han invadido y han infiltrado todos los sectores de la sociedad como lo hicieron en Chile en el Gobierno de Allende y que propiciaron el Golpe de Estado fascistizando a las clases medias y con actos de abierto terrorismo como queda claramente en el Informe Church que el Senador elaboró en los propios EEUU y que fueron corraborados por el embajador de EEUU en Chile en numerosas entrevistas, cuyos videos están incluso en Internet. Una de cuyas acciones más significativas y crueles fue el asesinato del Comandante en Jefe del Ejército René Schneider Charo. Las armas entraron por valija diplomática y fueron entregadas por la CIA a la ultraderecha y a algunos oficiales que actuaron en el complot. También la CIA pagó a cientos de periodistas en todo el mundo para que escribieran contra Allende y lograron su propósito: derrocar a un gobierno legítimo que quería dirimir la situación con un plebiscito. Dictaduras militares en todo el continente auspiciadas por los mismos patrocinadores que quieren que nos separemos de nuestros hermanos argentinos, bolivianos, ecuatorianos, venezolanos a los que llaman gobiernos populistas callando el verdadero carácter fascista del gobierno de una Colombia en guerra con paramilitares, escuadrones de la muerte y una guerrilla de más de cuarenta años. Y ahora incluso buscando propiciar un conflicto bélico entre Colombia y Venezuela porque les abre el apetito el petróleo de esa nación..
La situación después cambió porque el Papa Juan Pablo Segundo se entendió bastante bien con Reagan porque los unía el anticomunismo. Pero Reagan fue más allá y según Silleta:
"...en mayo de 1980, se confeccionarían los documentos secretos de Santa Fe, los cuales se convertirían en la base de la doctrina ético-religiosa-moral de la plataforma - conservadora de Reagan. En ellos se plantea volver a la doctrina Monroe de 1823. Con relación al tema religioso piden ”combatir por todos los medios a la Teología de la Liberación y controlar los medios de comunicación de masas para contrarrestar la mala imagen de los Estados Unidos en la región". Asimismo, señalan que estos teólogos usan su teologia "como arma política en contra de la propiedad privada y del capitalismo productivo”.

Con Reagan en el gobierno, se crea en abril de 1981 el Instituto de Democracia y Religión(sic) presidido por el Reverendo Edmung Robb y Jeanne Kirkpatrick para unificar a todas aquellas Iglesias Evangélicas que no integran el Consejo Mundial de Iglesias y financiar a todos "aquellos que quieran predicar en el continente".
Como si esto fuera poco, en diciembre de 1984, se publicó el segundo Documento de Santa Fe, bajo el título La prosecución de la revolución conservadora y le solicita al presidente Reagan que "estreche sus vínculos con los sectores conservadores de la Iglesia Católica y combata por todos los medios a la Teología de la Liberación y sus adictos y al infantilismo de la defensa de los derechos humanos".
Ese infantilismo de los Derechos Humanos significó en Chile desaparecidos, asesinatos, exilios y una involución cultural opuesta al cristianismo y al humanismo.




LA ESTRATEGIA DE LA CLASE TRABAJADORA HACIA LA IGLESIA

Tener una estrategia hacia la Iglesia es una necesidad urgente de la clase trabajadora. Así como tiene una estrategia para organizarse, para avanzar en las conquistas sociales, hacia los trabajadores. Es natural que la tenga hacia un sector tan importante de la sociedad que se define por su "opción por los pobres" y que ha denunciado recientemente los nuevos pecados como el afán de acumulación de riqueza algo que es promovido en Chile por todos los medios.
Lo primero es que tomen conciencia los Pastores de que han sido utilizados por la política de EEUU, en su política de dominación a través de las trasnacionales, los medios de comunicación y con el silencio cómplice ante las aberraciones sociales, culturales, políticas y económicas de los adoradores del dios del dinero.
Lo segundo es pidiéndole que sea fiel a su propia palabra. Que las Encíclicas Sociales que llaman a la sindicalización de los trabajadores y al derecho de tener una vida digna se traduzca en hechos concretos porque como dice el Evangelio es fácil decir "Señor, Señor...pero no todo el que me diga Señor entrará en el reino".
Lo tercero es que los sacerdotes que se han aburguesado y viven como los privilegiados del sistema se conviertan al Cristo que es el pobre según palabras del Padre Hurtado. Que dejen de lado la vida de comodidad y prediquen a los pobladores, a los trabajadores la Buena Noticia que hay en las Bienaventuranzas.
Lo cuarto es que la Iglesia sea Madre y Maestra de la clase trabajadora, apoye la dignidad a aquellos que son excluidos del sistema y que retome la denuncia de la Doctrina de la Seguridad Nacional que hace que las FFAA vean a sus propios compatriotas como el enemigo interno.
Un quinto aspecto urgente es que la Iglesia sea conciente que la violencia siempre ha venido de las clases dominantes para mantener sus privilegios, cuando piden mano dura al gobierno para reprimir a los que reclaman sus legítimos derechos. Sería bueno que así como hay sectores que tienen sacerdotes dedicados exclusivamente a ellos como la Pastoral de los enfermos o los Capellanes de las FFAA, del mismo modo deberían haber sacerdotes apoyando a los trabajadores, haciendo misas en el interior de los sindicatos, compartiendo sus alegrías y dolores, conociendo sus vidas concretas y acompañándolos espiritualmente. No bastan las actuales instancias que además no cumplen con estos requerimientos que necesitan de muchos más sacerdotes y religiosos.
Que debe enseñar como método de lucha la no violencia activa que no es pacifismo e inacción sino una forma de protestar basada en ese Santo Hinduista que fue Mahatma Gandhi.
Por último es muy importante que la Iglesia difunda en medio de los trabajadores el pensamiento y la vida del Padre Hurtado como ejemplo a ser seguido por los trabajadores pertenecientes a la Iglesia .y porque es una forma de vivir alegre, con dignidad y preocupados de los hermanos combatiendo el individualismo.
Teniendo presente que la Iglesia no es solamente la jerarquía sino todos los que siguen el camino del que nació en un pesebre y vino a predicar una palabra que chocó contra los poderosos que terminaron por asesinarlo en la cruz.. Pero resucitó y nos acompaña en nuestro peregrinar por esta difícil historia.
También es importante que la Iglesia muestre la verdad del país, no la Imagen País que es elaborada por publicistas y propagandistas que muestran un país que no es el verdadero Chile. El Chile verdadero es más complejo y contradictorio, también más rico en su variedad cultural. No podemos prestarnos a ser puestos como un ejemplo para otros países si nuestra realidad cotidiana es tan pobre culturalmente y tan llena de injusticia.

Semana Santa 2008
 
Publicar un comentario

Vínculos relacionados con este artículo:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?