04 febrero, 2007

 

¿Qué quieren los Estados Unidos con Paraguay?

¿Porqué están interesados en este país poco poblado, pobre y casi olvidado?


Dana Brown


Ya no es noticia que desde junio de 2005, Estados Unidos ha estado realizando ejercicios combinados con los militares paraguayos. Sin embargo, el gobierno paraguayo ha decidido no renovar el acuerdo que les concedía inmunidad a las tropas de EEUU, como le dijo el gobierno a Washington el 2 de octubre de 2006.

Se supone que sin inmunidad, EEUU no continuará enviando tropas a Paraguay, y por lo tanto no ejercerán su poder dentro del país. Así es que el tema ha casi desaparecido de los pocos medios que la publicaban. Pero una mirada más atenta revela que la administración norteamericana ha estado involucrada íntimamente en los asuntos paraguayos por largo tiempo y no muestra señales de detenerse en el corto plazo.

Entonces, ¿Porqué están los EEUU interesados en este país sin acceso al mar, escasamente poblado, pobre y casi olvidado? ¿Qué es lo que tiene Paraguay que mi país quiere? ¿Y qué están haciendo para conseguirlo? ¿Debiera Ud. preocuparse? Yo lo estoy.

Presencia e influencia de EEUU en Paraguay

Empecé a investigar la presencia de EEUU en Paraguay cuando escuché que las tropas eran bienvenidas y se les concedía inmunidad, en 2005. Esas tropas, sin embargo, no eran los únicos representantes de Washington que estaban ejerciendo su influencia en todo el país. La Agencia Central de Inteligencia (CIA), y la Administración de Drogas y Narcóticos (DEA) hace rato que tienen oficinas en Paraguay, y también parece que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) ya está operando allí, desde una oficina secreta adentro de la Embajada de EEUU. Este edificio está ubicado junto a la residencia del Presidente paraguayo y tiene un túnel subterráneo que comunica ambos edificios. Sin embargo, toda la documentación gubernamental declara que la oficina del FBI no será abierta oficialmente hasta enero de 2008.

Además, el programa del Cuerpo de Paz en Paraguay es uno de los más grandes y prolongados de todos los programas del Cuerpo de Paz en el mundo.

Desde el 9/11 ha habido muchas acusaciones de que Paraguay alberga a terroristas en la región de la Triple Frontera que comparte con Brasil y Argentina. Y recientemente, el tráfico de drogas de hace un siglo en Paraguay, de repente se ha tornado un asunto de interés para los EEUU, que construyó una base para establecer una agencia anti-droga permanentemente allí.
De hecho, el gobernador local donó tierras fiscales a los EEUU para la construcción de la base, y encima, los EEUU contribuyen con más de $ 500.000 dólares anuales para luchar contra el narcotráfico y el lavado de dinero en el país (Como expone Última Hora, 4/10/06). Paraguay recibirá también $ 35 millones de dólares para combatir la corrupción, como parte del Programa Desafío del Milenio de Bush, convirtiéndolo en el único país latinoamericano que acepta este tipo de apoyo de EEUU.

¿Por qué esta repentina inversión contra las operaciones de la droga en Paraguay? ¿Es esto similar a los intereses de EEUU en “combatir la droga” en Colombia? Cuál es realmente el programa a largo plazo que mientras no ha afectado la provisión de droga que llega a EEUU, ha llevado a la represión de los movimientos campesinos, el desplazamiento de millones de familias colombianas, y problemas sanitarios y ambientales que afectan a toda la población. Un descubrimiento preocupante para aquellos que se interesan por la forma en que se libra la “guerra de la droga” es que las Fiscalías de Colombia y Paraguay se han estado reuniendo regularmente para fortalecer las operaciones regionales anti-droga y contra-insurgencia.

Más aún, Donald Rumsfeld, John Craddock (el Jefe del Comando Sur de EEUU) y Jenna Bush han visitado Paraguay recientemente. También la prensa paraguaya ha estado tratando de vender que la familia Bush ha comprado más de 90.000 Hectáreas de tierra en el Chaco – una región rica en gas natural. Está también estratégicamente cerca de Bolivia – uno de los países de Sudamérica con un gobierno de los más abiertamente anti-Washington.

Los EEUU y Paraguay no tienen una historia de buenas relaciones diplomáticas. En realidad, EEUU no aceptó el apoyo de Paraguay en Vietnam, y Paraguay nunca fue bienvenido por ninguna de las dos partes de la Guerra Fría por su insularidad y malas relaciones con ambos superpoderes. De hecho, Duarte Frutos, actual presidente paraguayo, es el primero de la historia en ser recibido en la Casa Blanca.

La visita no anunciada de Ronald Rumsfeld a Paraguay en agosto de 2005, provocó un escándalo político. Dentro de las 24 horas siguientes a su visita el 16 de agosto, el gobierno paraguayo empezó una redada contra ciudadanos cubanos, colombianos y venezolanos sospechosos de tener vínculos con el terrorismo en lo que terminó siendo una “caza de brujas”, según Manuel Freytas de “Las Noticias”. La cobertura del viaje por Associated Press dice que Rumsfeld también le advirtió a Duarte Frutos que manejara con cuidado su relación con Venezuela y Cuba – dos oponentes claves a la hegemonía de EEUU en la región.

Otro motivo de preocupación, especulación y rumores es la designación de James Cason como nuevo embajador de EEUU en Paraguay. Cason fue Comandante de la OTAN, y luego Jefe en la Sección de Intereses de EEUU en la Habana, Cuba – un puesto importante que demuestra la fe de Washington en su capacidad para influir en la política regional. Dadas las históricamente tirantes relaciones entre EEUU y Cuba, la designación de Cason en Paraguay es vista como importante y predecible.

¿Por qué Paraguay? ¿Por qué ahora?

Aunque es un tema virtualmente no tocado en EEUU, académicos y analistas Latinoamericanos han escrito sobre la importancia geoestratégica de Paraguay. Señalan que está ubicado justamente entre varios otros países cuyas economías son muy importantes para EEUU: Brasil, Argentina y Bolivia. Todos ellos han estado en desacuerdo con la administración de EEUU en los últimos años, y todos ellos forman parte de la “mudanza a la izquierda” de Latinoamérica, que tiene muy preocupada a Washington. La resistencia creciente al “Consenso de Washington” en Latinoamérica tiene a la administración de EEUU con los nervios de punta, y asegurarse un aliado en el Cono Sur podría ser fundamental para su capacidad de mantener su dominación económica y política en la región.

También hay abundantes especulaciones con respecto al interés de Washington en asegurarse el control de los vastos recursos naturales de Paraguay, incluyendo el Acuífero del Guaraní (la tercera reserva más grande de agua dulce del mundo), el poder hidroeléctrico de la represa Yaciretá, el gas natural en el Chaco, y el enorme potencial para bio-diésel contenido en la floreciente industria de la soja de Paraguay.

Lo que ocurra a continuación, ¿quién sabe? Y hay mucha gente haciendo conjeturas. Todo lo que puedo decirles es: presten atención a las noticias sobre Paraguay en los medios, puede muy bien convertirse en la próxima Colombia – la llave para el control creciente de EEUU en Sudamérica.

Comentarios: Publicar un comentario

Vínculos relacionados con este artículo:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?