14 julio, 2006

 

A nuestros hermanos del mundo

Pocas veces hemos presenciado tantas violaciones a los derechos de los prisioneros como las que desde el 12 de septiembre del 98 se cometen contra Cinco jóvenes cubanos, cuyo único delito fue intentar advertir a su pueblo sobre los atentados de grupos terroristas de origen cubano-americano con sede en La Florida.

El solo hecho de que permanezcan en prisión, cuando los que deberían estar presos son los terroristas que ellos monitoreaban y denunciaron, es una infamia que deja al desnudo las mentiras y la hipocresía de Bush en su supuesta lucha contra el terrorismo.

"Los Cinco cubanos", como se les conoce en todo el mundo, no solo están presos en prisiones de máxima seguridad y dispersos por toda la geografía norteamericana. Además, el gobierno norteamericano ha extendido el castigo a sus familias, privándolos de ser visitados con regularidad por sus madres, esposas e hijos.

A dos de ellos: Antonio Guerrero y Fernando González Llort se les prohíbe la visita de toda persona que no sea familiar directo. La prisión donde está Antonio en Colorado ha sido bautizada como "El Alcatraz de las Roqueras". Según la agencia de noticias Reuters, organismos de derechos humanos están denunciando los daños que puede provocar en la población penal la severidad de su sistema interno de seguridad.

La prisión de Winsconsin donde está alojado Fernando está superpoblada y apenas entra el sol. A los familiares de ambos les otorgan visa a razón de una vez al año. Por lo tanto, pasan meses sin recibir visitas y en total soledad.

René González Sehwerert y Gerardo Hernández, cuyas prisiones se encuentran en Marianna (Florida) y Victorville (California) respectivamente, constituyen los casos más severos de violaciones al derecho de visita familiar. A ambos continúan impidiéndoles las visitas de sus esposas. Por ende, la pequeña Ivette, hija de René, sigue sin ver a su papá por la negativa del gobierno norteamericano de otorgar visa a su mamá Olga Salanueva. La última vez que Ivette pudo reunirse con su papá tenía 2 años. La niña ha cumplido 8 años y a penas conoce a su padre.

Adriana Pérez, esposa de Gerardo, se le ha negado la solicitud de visa una y otra vez. En ocho años nunca ha podido visitar a Gerardo.

La prisión de Beaumont -Texas donde se encuentra alojado Ramón, ha sufrido cuatro "lock-downs" en lo que va del año. A un promedio de cada mes y medio se castiga a todos los presos de este penal con encierros en sus celdas, sin permitir que se bañen, ingieran comida caliente o reciban visitas. Estos castigos se extienden entre una semana a quince días sin la menor contemplación hacia un prisionero que, como en el caso de Ramón, tiene una conducta ejemplar y jamás ha cometido indisciplina alguna.

Los tres condenados a prisión perpetua: Antonio, Ramón y Gerardo, deben reportarse a los guardias cada dos horas, incluido el tiempo de visitas, medida que solo se aplica a los prisioneros que han cometido crímenes o intentos de fuga.

Este cúmulo de atropellos se comete con la clara intención de quebrar el espíritu de los Cinco y sus familias. Debemos denunciarlo con todas nuestras fuerzas..

El próximo 12 de Septiembre cumplirán 8 años de injusta cárcel. Un año, un mes y tres días del virtual secuestro en que se encuentran desde el 9 de agosto pasado en que tres jueces de la Corte de Apelaciones de Atlanta por unanimidad, revocaron sus condenas y ordenaron un nuevo juicio en otra sede.

El gobierno de EEUU está utilizando todas las armas a su alcance para dilatar el mayor tiempo posible el ilegal encierro de los Cinco. Sobre ellos se ha volcado todo el odio de los grupos terroristas de Miami y la administración norteamericana.

No permitamos esta colosal injusticia:

Llamamos a nuestros amigos y hermanos en el mundo a multiplicar la verdad por todas las vías posibles y realizar jornadas de denuncia y solidaridad del 12 de Septiembre al 6 de Octubre que exijan la Libertad Ahora de los Cinco.

Necesitamos que el mundo repudie y conozca el crimen del diplomático chileno Orlando Letelier y su secretaria norteamericana Ronny Moffit, del que se cumplirán 30 años el próximo 21 de septiembre. Este atentado brutal que costara la vida de ambos en pleno centro de Nueva York, fue organizado por Orlando Bosh, terrorista que camina impunemente por las calles de Miami.

Exigimos el castigo a los culpables del atentado que hizo estallar el avión de Cubana de Aviación en pleno vuelo, provocando la muerte de sus 73 ocupantes. Posada Carriles y Orlando Bosh, autores intelectuales del mismo, deben ser juzgados por sus crímenes y extraditados a Venezuela. Este 6 de octubre, los familiares del crimen de Barbados cumplirán 30 años de dolor esperando justicia.

Rompamos el Silencio, que se levanten todas las voces del mundo para exigir junto al pueblo cubano:

Libertad Ahora a los Cinco.

Visa inmediata a Olga Salanueva y Adriana Pérez para visitar a sus esposos en prisión.

Derecho de visita regular a todas las familiares.

Juicio y Castigo a quienes ejercen y financian el terrorismo de EE.UU. contra Cuba.


Comentarios: Publicar un comentario

Vínculos relacionados con este artículo:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?